Esperan un aumento de medusas en el norte por llegada de “El Niño”

Aparición en prensa · 10 de Julio de 2014

En Iquique, las autoridades regionales cerraron las playas en forma preventiva por la detección de tres ejemplares de la especie fragata portuguesa, lo que para algunos expertos es una medida exagerada.

(El Mercurio) La detección de tres medusas de la especie fragata portuguesa ( Physalia physalis ) por parte de los salvavidas de la playa de Iquique fue suficiente para encender las alertas a nivel regional. El lunes por la mañana, en una reunión en la que participaron el intendente regional, el gobernador marítimo, el representante de la Onemi y el seremi de Salud, se determinó prohibir el baño y realizar actividades recreativas en la playa.

“Fue una decisión más que nada por un tema de prevención. Estamos monitoreando toda la costa, y si no aparecen más ejemplares, vamos a levantar la prohibición, explica a “El Mercurio” Patricia Ramírez, seremi de Salud de Tarapacá. “El lunes se les dio una charla educativa a los salvavidas de la municipalidad respecto de cómo se comporta esta especie, cómo ataca al organismo y qué medidas hay que tomar”.

Parte del plancton

A las personas que reciben una picadura de medusa hay que aplicarles inmediatamente suero fisiológico, explica Ramírez, ya que otro tipo de sustancia, como agua dulce, puede aumentar la toxicidad de la picadura. Hasta ayer no habían llegado personas afectadas a los centros de salud. “Iremos observando día a día la situación, y si es necesario levantar la medida, el viernes lo haremos”.

Los especialistas no están muy convencidos con la decisión de la autoridad. “Tres ejemplares no es un brote en ninguna parte. Al considerarlo así, se alarma injustificadamente a la gente”, opina Sergio Palma, doctor en oceanografía de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso.

La medusa es un componente natural del plancton marino; es decir, las podemos encontrar todo el año en cualquier parte del país, dice Palma. Eso sí, el período en que son más abundantes coincide con el fin de la primavera y del verano. “Si se están viendo en este período invernal, es evidencia de que está teniendo lugar un evento de “El Niño”, y en esta primavera el Pacífico tendrá una temperatura sobre lo normal. “No solamente van a aparecer tres, como las que estamos viendo ahora, sino cien o doscientas”.

El oceanógrafo critica cómo se ha manejado el tema a nivel comunicacional. “Se ha dicho en algunos medios que hasta puede causar parálisis cerebral. Eso jamás; lo único que causa es hinchazón en la piel y fiebre. El dolor puede ser muy intenso y durar dos o tres días, pero de ahí a que pueda haber muertes es una exageración”.

“La fragata portuguesa que llega a nuestras costas es pequeña, no supera el tamaño del puño de una persona adulta”, explica el dermatólogo iquiqueño Juan Pedro Lonza, quien ha participado en publicaciones internacionales sobre las dermatosis causadas por estos animales marinos. Para Lonza, tal vez el revuelo es porque la confunden con la fragata portuguesa de las costas de los países tropicales. Allí alcanza el tamaño de una pelota de fútbol americano, por lo que su toxicidad es mayor. “Dicen que podría causar la muerte, pero esto ha sido objetado desde el punto de vista científico”. Cita la experiencia de un colega brasileño que determinó que de 300 personas heridas, el 95% solo presentó reacciones locales muy molestas. Eventualmente, podría darse una condición de alergia, pero esto implica un contacto previo con el animal, lo que es muy excepcional.

Abundantes

En Chile viven alrededor de 60 especies de medusas, pero ninguna es letal, dice el oceanógrafo de la PUCV Sergio Palma. Algunas incluso miden apenas un centímetro y son absolutamente inofensivas. La especie más abundante es la Crysaora plocamia, que se puede encontrar desde el sur del Perú hasta el extremo austral del continente. Todas tienen órganos urticantes, pero en las más pequeñas no tienen mayor efecto.


Notas de actualidad recientes